miércoles, 17 de junio de 2015

Carrera Pencona Aldeanueva de la Vera

Carrera Pencona: Distante, fría, dura, traicionera.......irresistible.


Cuarto año consecutivo que no me puedo resistir a estar el día señalado a las 8 de la mañana en el puente de San Gregorio de Aldeanueva de la Vera para correr su inigualable carrera Pencona.

Probablemente sea por desnivel, distancia y terreno técnico la más dura de Extremadura, este año le han quitado tres kilómetros de pistas llanas al principio de carrera, así que había que afrontar el toro de forma más directa aún, sin tiempo de arrepentimiento.

Tuve que ir solo desde Cáceres, así que tocó madrugar de lo lindo, no sé el apelativo que me pondrían muchas personas que conozco si se enteraran de que me levanto un domingo antes de las cinco y recorro 120 kms.  para andar penando más de cuatro horas corriendo por el monte. Al menos tengo otro compinche incomprendido en la familia, porque allí estaba también mi cuñado que se acercó en unas condiciones parecidas desde Pinofranqueado. A esa hora el termómetro ya marcaba 22º, aunque la verdad es que solo noté calor en la última parte de la prueba al descender de las cotas más altas, arriba con el cuerpo sudado y a casi 1.800 mts. de altitud, casi te quedabas frío con el viento.

Salida de la prueba larga, 29 km D+ 1.916 mts.                     Foto: Jose Mª Diaz
Veintinueve kilómetros y más de 3.800 metros de desnivel, con tramos de terreno muy difícil tanto en subida como en bajada nos quedaban por delante. Es de agradecer que este año se acrecentaba mucho el número de corredores ya que se organizó también una "minipencona" de 16 kms. para aquellos que todavía no se ven para la larga pero no se quieren perder el encanto de esta comarca, seguro que ya están pensando dar el paso a la grande el próximo año.

Comenzamos la carrera de forma pausada, al contrario del año pasado, se sube prácticamente desde el inicio por camino estrecho, de forma que vamos acomodando los pasos al corredor de delante, salirse del camino para adelantar supone un esfuerzo que en estas carreras luego se puede pagar caro, de forma que cubro los primeros kilómetros bastante cómodo.


La zona trasera del pelotón subiendo.    Fotos: Jose Mª Diaz
A partir del kilómetro tres y cuando llevamos casi 200 mts. ya de ascensión comienza lo duro, entre este kilómetro y el 9 hay prácticamente un kilómetro vertical de subida (tercero en el último mes), y sobre todo el kilómetro 7 es bestial, al desnivel se le une un terreno de roca y matorral que hace que tengas que ir continuamente ayudándote de las manos y no pensar en nada más que en seguir subiendo, un kilómetro en 19'58" puede dar idea de este tramo hasta alcanzar el famoso paso de los Buitres cuya foto de otros años no me resisto a poner de nuevo.

Paso de los Buitres, fijarse bien en las hormiguitas de colores
Tras pasar las rocas más grandes, el desnivel decae un poco y aprovecho para trotar un poco y adelantar algunas posiciones, las sensaciones son buenas, intercalando andar y trotar por zonas de prados encharcados bastante dificultosas por encima de la Chorrera de la Mora, noto que voy bien de reservas  para el siguiente tramo duro de subida hasta el alto de la Panera, que hago de forma pausada pero continua, me voy despegando poco a poco de mi grupo y culmino en el avituallamiento de lo más alto dispuesto a echar el resto en la bajada.

Prados encharcados por encima de la Chorrera de la Mora, terreno tramposo.
Bajada, decir bajada a esto es un poco aventurado, yo diría que es como tirarse por un barranco de piedras, retamas, piornos y helechos que apenas te permiten ver el suelo, si te paras a pensar no bajas. Aún así, este año me noto más ágil y seguro, me he reforzado los tobillos con esparadrapo y se nota, me pasa algún opositor a suicida, pero por lo general soy yo el que cazo a más gente. Entre ellos a mi cuñado, al que veo cojeando, este año se han tornado las cosas y es él quien ha tenido primero una torcedura y luego un esguince, queda mucho y ha decidido retirarse en el siguiente puesto de control del km.14, menudas historias me contó después de la gente que llegaba ya muy tocada a ese puesto.

Tras coger una pista bastante corrible, nos encaminamos a la segunda subida dura del día, por suerte el terreno es más practicable y me permite llevar un ritmo aceptable y atrapar a un grupo de cinco corredores con los que continuo la subida, el paisaje en esta zona es precioso, con todo el valle a nuestros pies, una lástima que este año hayan subido muy pocos fotógrafos y apenas he encontrado la foto anterior, seguiré buscando.

Llegando ya al alto del Collado de las Yeguas, veo en el avituallamiento bastantes corredores, así que como me veo bien de fuerzas, aprovecho para tomarme un gel justo antes de llegar y paro apenas unos segundos para beber y seguir para abajo, adelantando así a un buen grupo.
Recuerdo el año pasado como esta preciosa bajada no pude hacerla como me gusta porque había llegado bastante tocado a ese punto, pero este año la he disfrutado a tope, zigzgueando sin parar por una vereda paralela a la garganta. En ese punto dejo pasar a Mª Luz, la primera corredora de la general que baja increíble junto a otro chico, intento seguirles y ya casi llegando abajo tengo el peor percance de la carrera, tropezón y caída con una fuerte contusión en el costado, la verdad es que no noté el golpe, me levanté y seguí sin mucho problema, incluso pensé que no había llegado a golpearme y la molestia era fruto del esfuerzo muscular al tratar de controlar la caída, pero dado que ya han pasado 9 días y sigo sin poder correr, con dolores y sin poder apoyar ese lado en la cama por la noche, me da a mí que tuvo que haber algún daño costal.

Con el fragor de la lucha, la verdad es que continué corriendo bien, en el siguiente repecho Mª Luz se me fue yendo poquito a poco y me quedé en tierra de nadie, y así seguí hasta el último avituallamiento, el calor ya se nota mucho y paré tranquilamente a beber , refrescarme y comer un trozo de plátano. Poco después tuvo lugar el segundo incidente de carrera, no debí ver una de las cintas de baliza en un giro de 90º y continué adelante cuesta abajo, al poco tiempo noté una soledad un tanto especial y me dí cuenta de que no había balizas, paré e incluso estuve tentado de seguir por si volvía a enlazar, menos mal que no lo hice porque como podéis comprobar en el mapa de wikiloc, si hubiera seguido me habría ido alejando cada vez más.


Di la vuelta y con la pereza de tener que volver a subir por donde había bajado fui retornando hasta dar con una baliza, en ese momento me crucé con otro corredor que se sorprende al verme en sentido contrario, le cuento la historia y continuo para abajo por el camino bueno. Deben faltar 3 ó 4 kilómetros de bajada por una senda de rocas bastante técnica, al principio voy desmotivado por la molestia en el costado y haber perdido algo más de 6 minutos a lo tonto, amén de tragarme casi 700 metros extra, claro, pero poco a poco vuelvo a entrar en carrera y en la última bajada vuelvo a recuperar tres puestos. Al final llegué muy contento en 4h12' para casi 30 kilómetros, media hora menos que el año pasado a pesar de mi equivocación, 37 de la general y 6º de categoría.

El final, como siempre en la piscina natural de agua helada, con limonada, cerveza y bocadillo. Nunca me cansaré de recomendar esta carrera, y este año que me he visto con más fuerza y he acabado mejor, más todavía.

Aspecto de la piscina natural tras la carrera.
Ahora estoy descansando, en parte ya lo tenía decidido y en parte también por el dolor en el costado. Espero reanudar los entrenos pronto para hacer la tercera carrera de la Copa el 9 de Agosto en La Garganta y después ya tengo nuevo reto, me estrenaré en un "miniultra" de 51 kms. y 4.800 de desnivel en el Trail de los Artesanos el 26 de Septiembre.

6 comentarios:

  1. Miguel, lo de un kilómetro en 19'58" me ha dejado con los ojos como platos! wauu qué pasada!!
    Felicidades por la carrera!!! y terminar después de semajante caída, que claro como se está en caliente no se siente pero ha tenido que ser un golpe de los buenos para que aún no puedas correr; pero me imagino que estará en proceso de desinflamación. Con unos cuántos días más estarás correteando, pero bueno, una revisión médica no estaría mal también :)
    Que te recuperes pronto! por cierto, el post carrera de los buenos! con esa agua fría, una buena crioterapia os habéis tenido que dar :)
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  2. Muchas Felicidades Miguel, en alguna tendremos que coincidir, porque cada vez estoy mas volcado en el Trail, pero me queda mucho para llegar a tú nivel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Menudas subiditas!!
    Yo me quedo con la prueba mini, es demasiada tela para mi, jeje.

    En la foto de la piscina helada parece que sólo se atrevan a mojarse los pies...

    ResponderEliminar
  4. Lastima esa equivocación, con todo y con ello has hecho un tiempo realmente bueno.
    Enhorabuena Miguel!!!

    MIniultra con ese desnivel??

    menuda carrerita

    ResponderEliminar
  5. Espero que te recuperes pronto del golpe. La foto del paso de los buitres es una pasada, me encanta.Lo de la pereza a volver atrás me la imagino, me pasó una vez y te deja con un toque de desmotivación, suerte que te volviste a concentrar en la carrera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No tiene mala pinta esta carrera. Algún día tendré que animarme a abandonar mi zona de confort territorial y acercarme a correr por tu tierra, que tiene algunas carreras y algunos parajes que merecen mucho la pena.

    Un saludo,

    ResponderEliminar