domingo, 22 de septiembre de 2013

Pecados del corredor

Eres un " pecadooor de la carrera".

Hace unos días volví a ver " Seven", interesante y dura película. Que a un asesino le dé por ajusticiar pecadores, afortunadamente no es muy común, lo que sí es habitual es identificar este tipo de pecado o vicio, como le llaman algunos, omnipresentes en la vida en general  y frecuentes en el mundo del corredor en particular. 

Sí, confesadlo, somos unos pecadores. Quién no ha cometido alguna vez alguno de estos:

Envidia: No nos engañemos, no existe la envidia sana, mataríamos por tener las marcas de ese tío que  entrenando la mitad que nosotros, nos deja tirados a los cien metros y llega media hora antes a la meta, o el que participa en un sorteo en facebook del que le has hablado y le toca a él el viaje con todo pagado a la Maratón de Londres. Como es posible que fulanito haga casi todas las semanas una ultra y nunca se lesione o que menganito que come y bebe como un cosaco esté fino como un keniata.

Ira: De esto yo no suelo pecar, pero runners iracundos, haberlos haylos, y sin mirar a nadie. En la mayoría de las ocasiones, sin embargo se entiende que cuando el pelotón de cola llega a un avituallamiento donde los que ya han pasado no han dejado ni raspas, o esforzadamente llegas a meta tras una Maratón y te dicen que ya se han acabado las medallas o que te han perdido la mochila, el increíble Hulk aflore en tu cara y te quieras comer al pobre voluntario que se lleva el marrón sin comerlo ni beberlo. Afortunadamente ahora con las redes sociales, casi siempre llegan las quejas a los verdaderos responsables aunque no se quieran dar por aludidos, al menos que nos quede el derecho al pataleo.

Pereza: A más de uno conozco que no lo sacan de la cama ni con un aviso de bomba, y para correr menos. De todas formas, la forma más común de pereza en un corredor no es la de madrugar, sino hacerse el rácano y buscar las excusas más peregrinas para evitar el día de series y el gimnasio, que si hoy me duele aquí, que tengo un catarro....

Avaricia: hombre, ser algo avaricioso en el contexto del corredor no tiene las connotaciones negativas que pudieran darse en otros campos, la ambición por mejorar no es mala y ya sabemos todos que nunca se es suficientemente rápido ni se han corrido suficientes maratones. Eso sí, para evitar que  los pobres iracundos del pelotón de cola no tengan un "día de furia" cuando al llegar vean el mostrador vacío, por favor, en los avituallamientos no cojamos powerades, barritas y botellas como para abrir un supermercado en el barrio, ni nos pongamos en cajones delanteros que no nos corresponden, ni corramos cinco en paralelo como si la calle y la carrera fuera nuestra en exclusiva.

Vanidad: No os escondáis que de esto pecamos casi todos, no seremos los más rápidos, pero fardones vamos un rato, hay que subir la muñeca para que vean el último modelo de gps con oscilómetro, barómetro y medidor de VO2 que nos hemos comprado y desde luego no es por nada, pero tú con esas zapatillas kalenji no tienes nada que hacer, es que no has oído hablar del boost, el vibram y el smoothride que llevan las mías.


Gula: No hay más que ir  a alguna pasta party para ver a algunos corredores que no se conforman con engullir sus platos y los de sus acompañantes, después se van a un italiano y piden ración doble de spagetti y pizza porque hay que tener reservas al día siguiente.....si se puede levantar para correr, claro. Tanto es así que yo creo que hay mucha gente que no corre porque les guste, lo hace solo por poder hincharse a comer y beber después con menos remordimientos.


Lujuria: Creo que, salvo excepciones, este pecado es el que menos tiende a manifestarse en el mundo de las carreras, cuando estamos en faena corriendo una Maratón no hay cuerpo ni mente para acordarse de otras "faenas", aunque a más de uno he visto yo seguir de cerca  a alguna "liebre" de buen ver y mejor correr con la excusa de que lleva un buen ritmo para él y no despega los ojos de su "digamos" espalda.
Y no olvidéis que no solo se puede pecar de obra, sino también de pensamiento. 
En cuanto a la parte contraria, tendrá que manifestarse el colectivo femenino.

Y esto solo en el mundo del corredor popular, porque me temo que en la elite, la dimensión de estos pecados podría crecer exponencialmente y ya sabéis la cita. Quién esté libre de pecado...

20 comentarios:

  1. Visto lo visto, está claro que soy un gran pecador, pero sólo de algunas.
    Sds

    ResponderEliminar
  2. Confieso, soy un pecador en varios de los apartados descritos, pero quien este libre de pecado, que tire la primera piedra. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pecadores somos todos, unos más que otros. Pero que sería de este mundillo sin pecar. A mi la gula me pierde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Se peca todo lo que se puede... o todo lo que te dejan...
    ¡¡Ingeniosa entrada!! muy chula :)

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado esta entrada... contiene humor, pasión y verdades como puños,jejeje Muy bueno Miguel.. aún apuntaría algún pecado más pero bueno... el tiempo me apremia.

    Me ha encantado. Saludos y fuerza!

    ResponderEliminar
  6. madre mia si soy un pecadorrr de la pradera!!!
    jajaja que buena entrada Miguel, te la has currado si señor.... y que razón tienes..

    ResponderEliminar
  7. Miguel ésta entrada está contada por un corredor con bastante experiencia en el tema. Muy buena, me ha encantado. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Muy buena entrada. A mí siempre lo que más me jode es el que entrena la mitad que yo y me gana en todo. Maldita genética!

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja . También somos humanos, no?

    ResponderEliminar
  10. Yo también peco, perdóname. Buenísima entrada Miguel.

    ResponderEliminar
  11. Estupenda forma de relacionar los 7 pecados capitales con el running. Me ha encantado. Felicidades!

    ResponderEliminar
  12. Excelente entrada Miguel! creo que en mi vida deportiva he caído en todos :-)
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  13. ¡Muy buena entrada!. La verdad es que no me había parado a pensar todo lo que peco desde que estoy corriendo.

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja....pues reconozco que soy "una pecadora", muy buena esta entrada, Un saludo Miguel.

    ResponderEliminar
  15. Soy pecadorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr confeso jjjjjjjjj.

    Gran entrada MIguel.

    salu2

    ResponderEliminar
  16. Genial entrada Miguel!!!... Está claro q todos somos unos pecadores de los buenos... pero lo bien que lo vamos a pasar en el infierno... ;-)

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué guapa la entrada! Yo me apunto al pecadillo de la pereza con las series. No puedo, no puedo....

    ResponderEliminar
  18. El que este libre de pecado que tire la primera piedra.... muy bueno Miguel eres un crack.
    Gracias por tu felicitacion y como van esas mejoras de la lesion... cura o no cura.

    ResponderEliminar
  19. Otro pecador más
    Sin duda el mayor que tengo es el de la pereza para levantarme a hacer las tiradas largas .......... como no voy al gimnasio me ahorro las excusas :)
    Genial entrada ;)

    ResponderEliminar
  20. muy buena (la entrada). La liebre tb (va por gustos). Confieso q he pecado.

    ResponderEliminar